21/03/2017

Fuente: prevencionar.com

Ir a enlace externo

Se ha celebrado en la Sala de Conferencias Donostialdea del Parque Tecnológico de Miramón la Jornada que sobre Seguridad Laboral Vial en el Ámbito de la Empresa ha organizado FESVIAL, con la colaboración de OSALAN y ADEGI

Esta mañana se ha celebrado en la Sala de Conferencias Donostialdea del Parque Tecnológico de Miramón la Jornada que sobre Seguridad Laboral Vial en el Ámbito de la Empresa ha organizado FESVIAL, con la colaboración de OSALAN y ADEGI. En el acto de inauguración, el Director General de Osalan, Alberto Alonso, ha resaltado que aunque durante los últimos años se vienen haciendo enormes esfuerzos de prevención que han logrado que, entre 2004 y 2016, se haya reducido un 50% el número total de muertos por accidentes de tráfico, sin embargo queda un largo camino por recorrer.

En efecto, los accidentes de tráfico, según datos de Osalan, supusieron en 2016 un 8% del total de los accidentes laborales, pero un 20% de los accidentes laborales mortales. Además, aunque en ese mismo año los accidentes de tráfico fueron sólo el 2,6% de los que se producen durante la jornada laboral, subieron hasta un 52% de los que ocurrieron “in itinere”. Y de dichos accidentes “in itinere”, los de tráfico fueron la causa del 73,5% de los graves y mortales.

Para hacer frente a esta situación, el Director de Osalan ha señalado que su Organismo contempla un área de actuación específica en el ámbito de la sensibilización de las empresas y servicios de prevención en los accidentes de trabajo viales. De ahí, y fruto de la colaboración de Osalan y Trafikoa, surgió el Proyecto “Segurbide”, en el que, tras analizar la situación actual de la seguridad vial en Euskadi, se proponen herramientas útiles para integrar la seguridad vial laboral en el sistema general preventivo de las empresas, es decir, en los denominados Planes de Prevención.

Así, analizando los factores de riesgo de accidentes de tráfico que tienen su origen en la empresa, en el vehículo, en la vía y el entorno y en el factor humano, se ofrecen posibles medidas a implantar, como programas de sensibilización; herramientas de seguimiento; establecimiento de niveles de

exigencia; formación en seguridad laboral vial y en conducción en circunstancias adversas; implantación de protocolos de organización del trabajo, de revisión de vehículos, de revisiones asociadas a los riesgos meteorológicos, de prevención del alcoholismo y consumo de drogas; realización de análisis de movilidad; implantación de planes sistemáticos de rutas, etc.

Todo ello “con el objetivo último de disminuir el número de accidentes de tráfico y, como consecuencia más buscada, de las víctimas de dichos accidentes”, ha concluido Alberto Alonso.