01/12/2016

Fuente: El País

Ir a enlace externo

El trabajador falleció el sábado en una operativa de vehículos en la terminal de Grimaldi

El puerto de Barcelona permanece este miércoles por la mañana prácticamente sin actividad. Los estibadores, encargados de la carga y descarga de los contenedores y pieza esencial en el engranaje del puerto, no acuden a sus puestos de 8 a 14 horas. Los más de 1.000 estibadores que operan en las terminales del puerto de Barcelona han parado en señal de duelo por la muerte, el pasado sábado, de un compañero. Jordi Vega, de 44 años, falleció durante una operativa de tráfico de vehículos en la terminal de Grimaldi.