01/12/2016

Fuente: Sinc

Ir a enlace externo

Investigadores de la Universidad Pompeu Fabra han analizado los efectos de la crisis en el llamado absentismo laboral. El número de episodios por ausencia no relacionada con el trabajo aumenta en ambos sexos, especialmente en las mujeres. Las bajas debidas a afectaciones musculoesqueléticas son más largas en mujeres.

El mercado laboral español se sigue resintiendo tras la fuerte crisis económica que se inició en 2008. A finales de 2015, la tasa de paro en España se mantenía en un 21,8%, porcentaje que ascendía al 46,6% en el caso de la población menor de 25 años (datos del Instituto Nacional de Estadística). Las crisis económicas afectan de varias maneras a la salud de las personas en general, y de las que trabajan en particular, vinculando, por ejemplo, periodos de recesión económica con incrementos en las muertes debidas a alcoholismo y suicidio. 

El Centro de investigación en Salud Laboral de la Universidad Pompeu Fabra (CiSAL) ha realizado un estudio, publicado en la revista Social Science and Medicine, para determinar el impacto que ha tenido la crisis económica global en la salud de los trabajadores, centrándose en la duración de las ausencias laborales causadas por afectaciones en principio no relacionadas con el trabajo. Las llamadas incapacidades por enfermedad común.