16/12/2016

Fuente: El País

Ir a enlace externo

La sentencia reconoce este tumor como una enfermedad laboral pese a no constar en el baremo de dolencias profesionales

Por primera vez el cáncer de esófago ha sido reconocido como una enfermedad laboral por exposición al amianto. Pese a que la dolencia no aparece en el baremo oficial de enfermedades profesionales, una sentencia vincula este tumor a la exposición al asbesto y obliga al Instituto Nacional de la Seguridad Social a aumentar la pensión de viudedad a la esposa de un hombre que estuvo mas de 20 años trabajando en la empresa de fibrocemento Rocalla y falleció a causa de un tumor de esófago.